“Qué afortunadas sois, Hermanas…”

Las Hijas de la Caridad de Szumilino, Bielorrusia, llevan el carisma vicenciano a los confines de este maravilloso país de Europa del Este. Sor Bernadeta comparte con nosotros la experiencia de las Hermanas en su servicio a los pobres.

En la comunidad hay tres Hermanas, una de Bielorrusia y dos de Polonia. Las Hermanas se sienten llamadas por Dios para servirle en la persona de los pobres. Sor Bernadeta recuerda espontáneamente una cita de San Vicente: “Qué afortunadas sois, Hermanas, de ser llamadas a un estado de vida tan agradable a Dios …” (SV, Conferencia a las HC del 5 de julio de 1640). Al ser llamadas a la Compañía de las Hijas de la Caridad, se alegran de poder hacer “lo que hizo el Hijo de Dios en la tierra” (ibid).

Las Hermanas visitan a los enfermos en sus hogares, prestan servicio como catequistas y trabajan en la sacristía de la iglesia parroquial. En la medida de lo posible, están involucrados en otros servicios que surgen de forma regular; la disponibilidad es una llamada diaria.

De las muchas personas pobres a las que sirven, las Hermanas recuerdan especialmente a las que, debido a enfermedades crónicas, están postrados en cama y requieren cuidados constantes. Las Hermanas realizan los tratamientos necesarios. En palabras de San Vicente: “son nuestros amos y señores y no somos dignos de prestarles nuestros pequeños servicios” (SV, Conferencia a la CM, n. 164). Los pobres evangelizan a las Hermanas y a los que les rodean, enseñándoles a confiar en la Providencia, a aceptar la voluntad de Dios, a leer los signos de los tiempos, a agradecer y disfrutar del más pequeño bien recibido y a apreciar el don del tiempo. Las Hermanas acompañan también a niños y jóvenes y, además de la catequesis, organizan varios tipos de encuentros para ellos.

La ciudad de Szumilino es pequeña; unos 7.500 habitantes, dan la impresión de ser una gran familia. Están conectados no solo por la misma área de residencia, sino, a menudo, también por diferentes lazos de parentesco. Las personas acuden a las Hermanas para pedirles consejo sobre cómo ayudar a sus seres queridos, cuidar a las personas en cama, así como a prevenir y a tratar las úlceras por presión, y a realizar actividades relacionadas con el mantenimiento de la higiene personal en el hogar, etc. Las Hermanas les invitan a rezar juntos por sus familiares y por los acontecimientos por los que están pasando. Algunas familias mantienen un contacto cordial con las Hermanas incluso cuando alguien cercano a ellas, a quien las Hermanas cuidaron, ya ha fallecido. El servicio con amor y la oración unen profundamente los corazones.

La experiencia de las Hermanas nos muestra que solo se puede dar a los demás lo que ya se tiene; y no se trata sólo de bienes materiales, se trata también, sobre todo, del corazón que cada día debe estar más unido a Dios: “Sin mí no podéis hacer nada “, dice Jesús (Jn 15, 5). Para sor Bernadeta, las calles de Szumilino son “el camino más corto hacia el cielo”.

Artículos similares