Seminario Vicenciano 2021 “El hombre herido … ¿quién nos librará del miedo?”

El 24 de enero de 2021, por primera vez, se transmitió el Seminario Vicenciano en la plataforma Zoom, en un solo día y para toda Cerdeña, en lugar de en dos días distintos, uno para el Norte y otro para el Sur de nuestra isla, como siempre se ha hecho. La retransmisión en directo de este Seminario pasará a la historia por la forma en que se vivió debido a la pandemia. Un solo día, por tanto, de formación para todos los miembros, dedicado al estudio y profundización de la espiritualidad y enseñanza de San Vicente de Paúl.

Los grupos pertenecientes a la Familia Vicenciana se reunieron virtualmente, conectando desde Sassari, Olbia y Cagliari: laicos de las Conferencias de San Vicente, fundadas por el Beato Federico Ozanam, las Hermanas de Santa Juana Antida Thouret, las Hermanas de la Congregación de Getsemaní creadas por el Padre Manzella, misionero vicenciano, el grupo más numeroso de voluntarios vicencianos, los sacerdotes de la Misión que trabajan en Sassari y Cagliari, las Hijas de la Caridad muy conocidas en todos los rincones de nuestra tierra.

La presentación del Seminario corrió a cargo del P. Bruno Gonella CM quien, sintiendo no haber podido realizar el evento de forma presencial, manifestó que se hizo todo lo posible para que esto sucediera a través de la Web, en gozosa comunión con toda la familia vicenciana en Cerdeña. Tras un breve momento de oración dirigido por el P. Beppe Crobu, Superior de la Casa de la Misión de Cagliari, el ponente del Seminario, P. Nicola Albanesi CM, tomó la palabra y presentó el tema de la jornada de estudio: “El hombre herido … quién nos librará del miedo? ”. El ponente destacó claramente cómo San Vicente, ante el hombre herido (la pandemia es, para todos, una herida también difícil de curar), vivió el desafío de la fe; él, nuestro maestro, continúa mostrándonos cómo inclinarnos ante las heridas de la humanidad sufriente de nuestro tiempo.

En el corazón de la relación hay algunas preguntas que siempre nos han interpelado, sobre el amor que los vicencianos tenemos por los pobres: ¿qué es y de dónde viene nuestro amor? A menudo se nos ha dicho que debemos esforzarnos por amar a los demás, superar una antipatía, enfrentarse ante una situación repugnante, de alguna manera nos han hecho creer que el amor al prójimo depende de nuestra buena voluntad. Por supuesto, el amor a los hermanos, empezando por los más pequeños, requiere nuestra actividad y un cierto compromiso, pero estos brotan de una realidad acogida en lo más profundo de nosotros mismos, donde reside el Amor.

El Padre Nicola nos iluminó sobre cuál debe ser para nosotros la auténtica fuente del amor, qué debe animar nuestra acción caritativa: “La fuente de nuestro amor no es otra que el Amor que hemos recibido. Brota del conocimiento de que Dios nos ama. La caridad ¡es siempre fruto de la acción de Cristo en nosotros! ¡Comprendemos entonces cómo un corazón penetrado por el amor de Cristo conoce no sólo el amor al prójimo sino también el don de la oración! El amor a los pobres necesita una fe viva, una búsqueda incesante y continua del rostro de Dios. El amor de Dios, manifestado en Cristo y derramado por el Espíritu, alimenta el amor a los pobres, sostiene en los momentos de prueba, despierta en los momentos de crisis y protege cuando está en peligro de caer. Así, la comunidad que ora, que contempla el misterio de Cristo, y que vive en comunión, ayudándose mutuamente, es el lugar de donde brota una fuente de amor incondicional y surge la fuerza para amar a los que no son amados, a aquellos a los que les resulta más difícil creer en el amor y estar abiertos a la belleza de la vida”.

Al concluir el Seminario, escuchamos con alegría el breve discurso del obispo de Cagliari, Mons. Giuseppe Batturi, quien nos instó a sentirnos comprometidos en la construcción del buen rostro de la Iglesia que responda a las necesidades del hombre de hoy. Con la esperanza de que el Seminario Vicenciano de 2022 pueda tener lugar presencialmente, hacemos nuestras las palabras de San Vicente citadas por el Padre Nicola al final del encuentro:

“La mejor forma de asegurar nuestra felicidad eterna
es vivir y morir al servicio de los pobres,
en los brazos de la divina providencia,
en la renuncia total a nosotros mismos para seguir a Jesucristo”.

Artículos similares