La ternura de Dios

Los seis países de la provincia del Oriente Medio tienen sus raíces en la Biblia: «Ciro, rey de Persia [el actual IRÁN], es encargado de construir una casa para el Señor en Jerusalén». «Y dentro de poco [LÍBANO] se convertirá en un huerto … liberado de la oscuridad y las tinieblas, los ojos de los ciegos verán» … Él nació en Belén [PALESTINA]. Creció en Nazaret [Israel]. Huye con sus padres a [EGIPTO] y convierte a Pablo en el camino a Damasco [SIRIA].

Las misiones de nuestras 28 comunidades son diversas: educativas (en Egipto, Siria y Líbano); Sanitaria: Hospitales y Centros Médico-Sociales (Egipto, Líbano, Israel, Palestina y Siria); Residencias de ancianos (Irán, Líbano, Israel); Hogares para niños con necesidades especiales (Israel, Líbano). A esto hay que sumar casi en los 6 países: los Movimientos Juveniles (especialmente JMV) y sobre todo las visitas a domicilio, la ayuda a personas privadas de las necesidades básicas y la promoción de la mujer.

Centro Médico-Social KOBAYAT

En el centro médico-social de la Orden de Malta en Kobayat, en el norte del Líbano, una región desatendida por las autoridades civiles… un programa nos permite ofrecer medicamentos que actualmente no están disponibles en las farmacias, especialmente para enfermedades incurables. Me llama la atención la paciencia y la fe sólida de las personas que vienen a nuestro centro y no dejan de agradecer a Dios a pesar de la pobreza e incluso la miseria de algunos. Ver a un hombre llorar con dignidad porque ya no puede satisfacer las necesidades más básicas de su familia cuando tenía un buen salario y estaba bien económicamente, ¡me rompe el corazón! Cuando escucho a las personas a las que sirvo decirme: “Hermana Mía, tú reflejas el rostro de Dios”. Como sinceramente no me reconozco realmente en lo que dicen, lo oigo como una llamada del Señor a amarlo más, a vivir cada vez más el carisma de nuestros fundadores y a traer a todas estas personas a mi oración. ¡Que el Señor tenga piedad de nuestro país Líbano y nos ayude a vivir las virtudes cristianas de la solidaridad, el perdón y la misericordia!

Sor Eliane SALHAB FdlC.

Hospital del Sagrado Corazón – BEIRUT

Hoy, 15 de agosto de 2021, fiesta de la Asunción de María: La idea de estar con María al final de los tiempos nos da coraje en este momento, cuando a veces parecemos un poco perdidos ante las “catástrofes” que se suceden en el Líbano. En la noche de la explosión en el puerto de Beirut el 4 de agosto de 2020, recibimos, casi al mismo tiempo, a unas 200 personas heridas en el Departamento de Emergencias que necesitaban suturas, fracturas para operar, traumatismo craneoencefálico a tratar. Una «multitud» de personas sentadas o tendidas, a veces en el suelo, esperando pacientemente su turno, sin pedir nada, sin quejarse, quizás sin saber que ya no tenían casa, o, casi seguramente de haber perdido a un miembro de su familia. Las hermanas de nuestra comunidad, en nuestras diversas reuniones, compartimos los desafíos de la noche en la Sala de Emergencias, o en el hospital, nosotras vimos el rostro de Cristo:

* En el de Sor Sophie, nuestra compañera, con el rostro desfigurado pero aún consciente. Muy afectada pero consciente, sucumbió a sus heridas más tarde en la noche;

* En el de una chica, que habiendo perdido a su marido en la explosión. Ella seguía diciendo: «Es mi culpa, es mi culpa … Porque le había pedido que la acompañara a una cita en un hospital cerca del puerto; su esposo murió a su lado. Al llegar a nuestro hospital con varias heridas profundas, seguía llorando por su marido y no se preocupaba por sí misma cuando el cirujano curaba sus heridas;

* En los rostros de algunos pacientes, que al irse después de recibir los cuidados necesarios, expresaban su agradecimiento al personal de enfermería, a pesar del estado de conmoción y sufrimiento… Una experiencia que nunca olvidaremos. Asimismo, los gestos de solidaridad manifestados a nuestro alrededor son inolvidables. Fuimos desafiadas por su dedicación y colaboración espontánea, cada uno entregándose totalmente.

* Llegaron tres médicos, también heridos. Se lavaron y se cambiaron de ropa, a uno le curaron y luego se hicieron cargo de los otros heridos.

Tres nuevos internos, que se habían incorporado al hospital el día anterior, atendieron a decenas de pacientes. Fueron ayudados por el personal diurno que se quedó hasta el día siguiente ayudando al personal nocturno.

* Nuestras hermanas enfermeras, ofrecían agua a quienes la solicitaban; todo el personal de lavandería, mantenimiento, admisión, laboratorio y rayos x también estuvo presente para satisfacer las necesidades de los pacientes y el personal. Algunos soldados del ejército libanés nos ayudaron a mantener el orden en emergencias. Por la noche y los días siguientes, llegaron mensajes de solidaridad de todo el mundo, asegurándonos sus oraciones. Nosotras tuvimos una experiencia dolorosa y dura, pero no estábamos solas.

Artículos similares

Cracovia

El Gólgota ucraniano

Las Hijas de la Caridad en zonas de guerra en Ucrania envían un mensaje: Pascua 2022 Una madre sola entierra a su hija debajo del

Leer más…